El pasado 3 de junio de 2013, la Casa Blanca organizó, por primera vez en 14 años, una Conferencia sobre Salud Mental. La Conferencia, un evento de gran repercusión mediática en EE.UU., reunió a más de 200 expertos en salud mental y a diferentes personalidades del mundo de la política, el deporte o las artes escénicas.

A través de esta iniciativa, el Gobierno de Obama pretende iniciar un diálogo nacional para reducir el estigma y mejorar los recursos destinados a la atención de los trastornos mentales en EE.UU., un país donde el 60% de las personas con problemas de salud  mental no recibe tratamiento y donde, debido al libre acceso a armas de fuego, los episodios de violencia con armas en personas con ideación suicida u homicida están comenzando a convertirse desgraciadamente en algo “habitual”.

Conferencia sobre Salud Mental

Durante la Conferencia sobre Salud Mental, se abordaron temas como la necesidad de aumentar la prestación sanitaria en salud mental, potenciar la identificación e intervención temprana de los trastornos mentales o mejorar la atención en salud mental de determinados grupos especialmente vulnerables, como los veteranos de guerra. El evento, contó con la participación de representantes de la Asociación Americana de Psicología (APA), como Norman B. Anderson, director ejecutivo de la APA, que subrayó y justificó la importancia de integrar la atención a la salud mental dentro de los servicios de Atención Primaria. “Es necesario que los profesionales de la salud mental formen parte de los equipos de Atención Primaria”, advirtió Anderson, dado que “esta estrategia garantiza que los pacientes reciban atención o que sean referidos, en caso necesario, de manera inmediata”.

La Conferencia celebrada en la Casa Blanca se suma a otras interesantes iniciativas que el Gobierno de Obama ha decidido poner en marcha, urgido ante la necesidad de tomar medidas para controlar la escalada de violencia. Entre dichas iniciativas destaca la creación de un nuevo sitio Web, mentalhealth.gov que bajo el lema “Vamos a hablar de ello”, pretende animar a las personas con problemas de salud mental a buscar ayuda y a romper su silencio, así como combatir la estigmatización asociada a los trastornos mentales.

Este recurso, a disposición del público general, ofrece información sobre mitos y concepciones erróneas en torno a la salud mental, problemas específicos de salud mental (trastornos de ansiedad, trastornos del comportamiento alimentario, problemas de consumo de sustancias, trastornos del estado de ánimo, trastornos de personalidad, trastornos psicóticos y conducta suicida), así como materiales de interés, dirigidos a pacientes, educadores y familiares, para mejorar su concienciación y estrategias de afrontamiento para hacer frente a un problema de salud mental. La información se acompaña de una serie de vídeos donde se recoge el testimonio de diferentes figuras destacadas del panorama político, periodístico y cultural de EE.UU. (como la cantante Cher, el Senador Gordon Smith o la actriz Glenn Close, entre muchos otros), que, basándose en sus propias vivencias o experiencias cercanas, difunden la importancia de buscar ayuda especializada ante un problema de salud mental.

La adopción de estas medidas -y de otras que pretende poner en marcha en los próximos meses la Administración de Obama-, supone el primer paso en un intento situar la atención a la salud mental en el lugar que le corresponde (tradicionalmente relegada al último puesto en los planes sanitarios), teniendo en cuenta la elevada prevalencia de los trastornos mentales y su grave impacto económico y social. De continuar con esta línea estratégica, EE.UU. se sumaría a la lista de países que han decidido reformar sus sistemas sanitarios con el objetivo de mejorar la eficacia y la accesibilidad al tratamiento en salud mental, siguiendo la estela de Reino Unido.

Fuente: Infocop