Así como ya el sentido común nos invita a pensar que si, un estudio publicado recientemente viene a confirmar de manera científica este punto. Se trata de un estudio epidemiológico llevado a cabo en nuestro país en el que se ha comparado la prevalencia de los trastornos mentales en los Servicios de Atención Primaria, comparando los datos obtenidos entre los años 2006-2007 con los recogidos cuatro años más tarde 2010-211, evaluando a un total de 13.816 pacientes que acudieron a ATP:

Resultados

Los resultados muestran que existe un aumento notable de los pacientes que acudieron a consulta por trastorno del estado de ánimo (depresión, principalmente), ansiedad, trastornos somatomorfos y problemas del consumos de alcohol coincidiendo con el inicio de la recesión económica.

Factores

Según el estudio los factores que han podido contribuir al aumento del malestar psicológico son la situación de desempleo (tanto del propio afectado como del algún miembro del entorno familiar), las dificultades para hacer frente al pago de la hipoteca o el riesgo de desahucio.

Por último, los autores advierten de los riesgos que los recortes en sanidad puedan tener en la calidad de la prestación de servicios, teniendo en cuenta fundamentalmente la necesidad psicológica actual que presenta la población española.

 

Más información en:

Gili M, Roca M, Basu S, McKee M, Stuckler D. The mental health risks of economic crisis in Spain: evidence from primary care centres, 2006 and 2010. Eur J Public Health. 2013 Feb;23(1):103-8. doi: 10.1093/eurpub/cks035.

Entradas relacionadas