El pasado lunes 6 de octubre se comunicó el nombre de los galardonados por el Premio Nobel de Medicina – Fisiología 2014, que ha sido compartido entre el Doctor en Psicología Fisiológica John O’Keefe y el matrimonio de neuropsicólogos May-Britt Moser y Edvar I. Moser, todos ellos implicados en el descubrimiento de “las células que constituyen un sistema de posicionamiento en el cerebro”, y que son las que permiten a las personas orientarse en el espacio, actuando a modo de sistema “GPS interno”.

El primer paso de este descubrimiento se realizó en el año 1971, gracias a las investigaciones de O’Keefe, que permitieron la identificación de un tipo de células nerviosas en ratas (las “células de lugar”). O’Keefe observó que estas células aumentaban su actividad al encontrarse la rata en determinadas zonas de la sala.

Posteriormente, los neuropsicólogos May-Britt Moser y Edvar I. Moser descubrieron las “células cuadrículas”, un tipo de células que permiten un posicionamiento más preciso y que juegan un papel crucial en este sistema de posicionamiento cerebral.

En conjunto, el trabajo de estos investigadores ha posibilitado determinar la base neuronal de la función cognitiva superior que permite la orientación en el espacio, contribuyendo sustancialmente al avance de la ciencia de la conducta humana y sentando las bases para explicar las dificultades para reconocer el entorno que presentan algunos pacientes, como los que padecen enfermedad de Alzheimer.

Robert Roe, presidente de la Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA), ha destacado, en una nota de prensa, la encomiable labor de estos psicólogos, afirmando que este galardón supone una gran noticia para nuestra disciplina, ya que “nos llena de orgullo comprobar el importante papel que juega la Psicología” en el avance científico.