Un reciente artículo publicado en la revista The Lancet, de febrero de 2015, realiza una revisión sobre la importancia del análisis de los trastornos de personalidad a lo largo del ciclo vital. El artículo subraya la importancia del reconocimiento de cómo el trastorno de personalidad se relaciona con la edad y la fase de desarrollo, ya que esta perspectiva puede mejorar considerablemente la atención que se presta a los pacientes con esta sintomatología.

Según señalan los autores, a menudo, los clínicos y facultativos pasan por alto la importancia y la influencia que tienen los trastornos de personalidad en la práctica clínica y por este motivo, no se considera su inclusión en los protocolos de evaluación, ni son detectados. Sin embargo, los estudios han puesto en evidencia su papel como factores moderadores en el desarrollo y agravamiento de los procesos de enfermedad física, así como en la frecuencia y gravedad de los problemas de malestar psicológico. Además, resulta imprescindible su detección ya que los trastornos de personalidad requieren tratamiento específico por sí mismos.

El artículo realiza una revisión de los estudios recientes sobre los trastornos de personalidad. A este respecto, la investigación actual muestra que los rasgos de personalidad mal-adaptativos (cuando los rasgos son muy extremos y están asociados a malestar clínico o daño psicológico) son frecuentes, pueden ser reconocidos en las etapas tempranas del desarrollo, evolucionan continuamente a lo largo de la vida y son más moldeables de lo que se pensaba previamente.

Los nuevos conocimientos aportados desde la evidencia empírica, según establecen los autores del artículo, sugieren que se pueden establecer estrategias eficaces para favorecer un desarrollo más adaptativo de los jóvenes en riesgo de tener trastornos de personalidad. Sin embargo, se necesita más investigación para mejorar la clasificación, la evaluación y el diagnóstico de los trastornos de personalidad, que tenga en cuenta una perspectiva a lo largo del ciclo vital y que contemple las variaciones que se producen conforme se avanza en el desarrollo y las complejas interacciones existentes entre estos cambios y la presentación clínica de la sintomatología asociada a los trastornos de personalidad.

Finalmente, los autores resaltan la importancia de invertir esfuerzos en la implementación de intervenciones eficaces en las fases más tempranas posibles de la aparición de estos trastornos, una línea de acción que no se suele contemplar en la actualidad.

Fuente:

Newton-Howes, G.,Clark, L.A., Chanen, A. (2015). Personality disorder across the life course. The Lancet, 385, 9969, 727-734

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR