03 May 2017
J mayo, 2017

¿Puedo cambiar mi personalidad?

Blog
Cambiar-mi-personalidad

¿Cuántas veces hemos escuchado la frase de ‘yo soy así y no voy cambiar’? Y es que parece ser que nosotros mismos ponemos en duda nuestra capacidad de adaptación y cambio y pensamos: ¿puedo cambiar mi personalidad?.

Los expertos en la material afirman que, si se quiere, se puede cambiar y modificar el carácter y la forma de ser. La personalidad se puede variar con los años y las experiencias. La capacidad de adaptación al cambio es la clave.

Todos tenemos defectos que hacen irritar a los que nos rodean. El mero hecho de ser inflexibles al cambio los acentúa aún más. Ser impuntual, egoísta, intransigente, desordenadas e incluso infieles por naturaleza, van llenando la mochila de la personalidad y marcan cómo somos, cómo nos relacionamos con los demás y cómo reaccionamos ante las situaciones.

Lo más cómodo es no trabajar por el cambio y dejarnos llevar por cómo somos. Muchas personas son capaces de dedicarse el tiempo suficiente a conocerse y entender cómo es su interacción con la sociedad. Estas personas intentan ser conscientes de sus errores y encuentras nuevos caminos para cambiar y mejorar.

Intentar cambiar no significa modificar al 100% la personalidad y convertirse en otra persona. Cambiar es suavizar aspectos negativos de la personalidad y potenciar los buenos. Estas personas no creen en la frase comodín de ‘no puedo cambiar mi personalidad’.

La psicóloga Victoria Cadarso afirma que “uno no puede cambiar si no toma conciencia de cómo es y muchos no tienen ningún interés en saber por qué son como son”. Una persona vergonzosa e introvertida, no se convierte en el centro de atención de una reunión de la noche a la mañana, pero si trabaja en su evolución, puede “adquirir determinadas habilidades que le permitirán manejarse en situaciones sociales, mostrándose más asertivo y también más hablador”, explica Sara Ferro, del Grupo Crece.

Un estudio de la Universidad de Edimburgo ha constatado que la personalidad no es tan estable e inamovible como se cree. El paso del tiempo influye sobre la persona y su forma de relacionarse con el entorno. Así que la excusa ‘no puedo cambiar mi personalidad’ queda, ahora más que nunca, en entredicho.

El contenido de este estudio comenzó en 1950 (considerado el estudio más largo de la historia). Tiene como protagonistas a 1208 niños de 14 años. Un grupo de investigadores pidieron a las maestras de una escuela que analizasen la personalidad de estos niños a través de una serie de cuestiones. Preguntas relacionadas con su confianza en sí mismos, su perseverancia, su conciencia, su originalidad, su ambición y sobre la estabilidad de sus cambios de humor. Pasados 62 años, la segunda parte del estudio se retomó. Había que volver a plantear esas mismas preguntas a los participantes y comparar sus respuestas. Así fue, 174 voluntarios que años atrás habían participado en el cuestionario de las maestras, realizaron un test de personalidad. Los resultados fueron sorprendentes!!. Sus niveles de autoconfianza, de perseverancia, originalidad y deseos de aprender eran muy diferentes. No eran ni sombra de los que se constataron en su niñez. En conclusión, la personalidad cambia, y mucho, con el paso de los años.

Puedo cambiar mi personalidad

Hay más estudios que confirman esta deducción. Por ejemplo, en 2013, científicos estadounidenses del Centro de Investigación de Oregón, publicaron los resultados de un seguimiento de 40 años a 2.000 personas de Hawai. Demostraron que la personalidad está sujeta a una serie de cambios a lo largo de la vida, sobre todo en la adolescencia y entrada en la madurez, aunque también en edades más avanzadas.

Personalidad

Queda demostrado que cambiar se puede cambiar la personalidad pero es importante saber qué es. ¿Por qué es importarte saberlo? para saber a qué hay que aplicar los cambios y en qué podemos mejorar.

Victoria Cadarso, psicóloga experta en personalidad, define la personalidad como “la forma en que pensamos, sentimos, nos comportamos e interpretamos la realidad, mostrando una tendencia de ese comportamiento a través del tiempo que nos permite afrontar la vida”. En definitiva, la manera de relacionarnos con nuestro entorno y con nosotros mismos. Y ahí entra todo.

Basándonos en esta definición, es lógico pensar que si nuestro entorno varía, nosotros lo hacemos con él. El psicólogo del Grupo Crece, Alberto López, basándose en las teorías del cambio vital del investigador Erik Erikson, plantea la existencia de 8 estadios que todos atravesamos en nuestro desarrollo personal, y es en el cambio entre esos estadios donde se nos plantean determinadas crisis que debemos superar, produciendo modificaciones en nosotros para poder superarlas. Para evolucionar, el hombre debe ser flexible, abierto a evolucionar y ser capaz de adaptarse al medio. Este proceso genera cambios vitales en nuestros comportamientos.

¿Quiero cambiar mi personalidad?

El estudio de Matthew Harris en 1950, potencia la idea de que las personas cambian con el tiempo. Éstas se vuelven más o menos perseverantes, más o menos seguras de sí mismas, más o menos emprendedoras, pero.. ¿qué ocurre con aquellas que se plantean ‘no puedo cambiar mi personalidad’?

Las personas no cambian porque no quieren. Tienen suficiente capacidad para hacerlo pero creen que el esfuerzo no les compensa. Es un trabajo demasiado pesado para ellos y no tienen intención de modificar sus rutinas.

Cuando te encuentres con una persona así, no te dejes arrastrar por su conformismo. Sus historias de ‘yo soy así!!’ solo se las cree el. Enfoca tus esfuerzos en los cambios y en ser mejor!!.

Fuente: El País. Alejandro Tovar.