Introduccción

El consumo de bebidas alcoholicas está muy extendido y la depresión es uno de los trastornos más frecuentemente asociado con el consumo de alcohol. En un estudio prospectivo llevado a cabo recientemente por un equipo español se quiso estudiar pormenorizadamente dicha relación.

Método y Resultados

Para el estudio prospectivo se hizo un seguimiento a una muestra formada por 5.505 bebedores con consumos ligeros de entre 55 y 80 años de edad durante 7 años. Los sujetos no tenían antecedentes ni de depresión ni de consumo de alcohol. Los resultados demostraron una asociación inversa entre niveles bajos-moderados de alcohol y la aparición de nuevos episodios depresivos.

Conclusión

El consumo moderado de alcohol (de dos a siete vasos a la semana, el equivalente a una copa al día) disminuye el riesgo de padecer una depresión. Este estudio forma parte de la base Predimed (prevención con dieta mediterránea) que analiza el efecto de la dieta mediterránea en la salud.

Más información:

Alcohol intake, wine consumption and the development of depression: the PREDIMED study. Gea A, Beunza JJ et al. 2013. BMC Medicine.

 

 

Entradas relacionadas