La jornada media de trabajo en España son 40 horas semanales pero.. ¿sabes gestionar bien el tiempo, esfuerzo y concentración? ¿sabes cómo aprovechar al máximo el tiempo en tu trabajo?. En este artículo vamos a plantearte los consejos de voces expertas para conseguir mejorar tu productividad y concentración en el trabajo.

Hay días de mayor cansancio físico o emocional y otros en los que las energías se desbordan. Debemos saber canalizar estas circunstancias y sacar el máximo partido de ellas. Además de nuestra propia habilidad para concentrarnos y desconcentrarnos, existen factores externos que nos influyen. A estos factores se les conoce con el nombre de “ladrones de tiempo”. Compañeros de trabajo, distracciones en el puesto de trabajo, ruidos, llamadas y mensajes del móvil, exceso de actividades como planificación, la excesiva atención al detalle, los desplazamientos o reuniones innecesarias, son los agentes más comunes.

Según Ángel Largo – socio director de Mutare Transformación Positiva y coordinador general de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles – “nuestro tiempo es limitado. Por eso deberíamos otorgarle un valor extraordinario; solo así nos mentalizaremos de lo importante que es gestionarlo de la mejor manera posible”.

Para ello, los expertos recomiendan seguir los siguientes consejos para modificar los hábitos en el trabajo:

Consejos de cómo aprovechar al máximo el tiempo en tu trabajo

Franja horaria productiva

Está estudiado que no podemos ser productivos el 100% de nuestras horas de trabajo. El ser humano tan solo puede mantenerse concentrado un máximo de 1 hora y media o 2 horas. Además, está estudiado científicamente que de 08:00h a 12:00h somos más productivos que el resto de horas del día.

Aprovecha esas horas para realizar las tareas que requieran concentración, creatividad y gestión de dificultades!!.

Cada cosa a su tiempo

Es importante marcarse unos tiempos para realizar las tareas del día y no mezclarlas. Atender y realizar llamadas personales con el móvil es una de ellas.

El móvil es una de las mayores fuentes de distracción por eso, es importante saber apartarlo del trabajo. Marca un pequeño tiempo dónde contestar mensajes o realizar las llamadas importantes y apártalo de tu mesa después.

Marcar pautas de comportamiento

Predicar con el ejemplo es la mejor forma de conseguir los objetivos. En caso de tener personas a tu cargo, si tu lo haces, los demás, se comprometerán a hacerlo.

Es fácil “dar órdenes” y ser el primero en no cumplirlas. Por eso, ser el modelo a seguir es vital para que el resto de un colectivo modifique su comportamiento y copie los pasos bien dados.

Ejemplos como llegar unos minutos antes al trabajo o a las reuniones, dejar el móvil desconectado, mantener las mesas de trabajo limpias y ordenadas, etc.

Planificación y concentración

Trabaje conscientemente el hábito de la planificación y la concentración. Los mensajes orales y escritos, si breves, dos veces buenos; es fundamental acostumbrar al equipo a ir al grano en temas de trabajo.

La importancia de los tiempos

Saber cuánto tiempo requiere cada tarea es importante para mantener y cumplir una planificación sin agobios. Saber el tiempo invertido permite saber qué grupos de trabajo se pueden formar para realizarlo, priorizar subtaeras, gestionar la motivación y los tiempos de descanso.

A partir de ahí, hay que tratar de ajustar y mejorar ese tiempo con una perspectiva de mejora continua.

¿Quién quiere perder más tiempo en su trabajo? Con estos sencillos consejos no haremos que el trabajo sea perfecto, pero si, nos ayudarán a sentir que mejoramos cada día!!

Y tu, ¿ya sabes cómo aprovechar al máximo el tiempo en tu trabajo?.

11

Fuente: El País. Ramón Oliver.

Entradas relacionadas