Llegar-al-exito

Las personas exitosas capaces de emprender nuevas ideas han estado presentes en todas las épocas de la Historia. Artistas, arquitectos, investigadores y “cabezas emprendedoras” han sido capaces de llegar al éxito destacando por encima de los demás.

Son personas que destacan con nuevas propuestas laborales, de desarrollo interior, evolutivas, etc. y marcan la evolución y el cambio de las sociedades.

Los emprendedores son personas admiradas, valoradas, seguidas, envidiadas y casi siempre, ejemplo para muchas personas. Hoy en día, la sociedad no puede negar la influencia que ejercen sobre la economía, educación, innovación y tecnología.

Ahora bien, ¿podríamos ser todos personas emprendedoras dispuestas a llegar al éxito? Varios estudios han determinado una serie de rasgos comunes que caracterizan a las personas que alcanzan el éxito:

Llegar-al-éxito

Innovar es la clave

Las personas emprendedoras que llegan al éxito no hacen lo mismo que los demás. Repetir no es innovar y lo que ya existe hay que mejorarlo para hacerlo diferente.

Los emprendedores buscan diferenciarse para alcanzar el éxito y son capaces de cuestionar el statu quo para encontrar la forma de crear algo nuevo.

Autonomía

Romper con ataduras es vital para un emprendedor. Empezar de cero, solo, de manera independiente y teniendo como únicas armas su voluntad de trabajo y su idea, son rasgos de las persona que luchan por llegar el éxito.

Es importante dejar atrás etapas pasadas en empresas o trabajos. En ellas las responsabilidades y la toma de decisiones, siempre han recaído en manos de terceros. En el camino hacia el éxito, el emprendedor, tomará sus decisiones; valorará los pros y los contras; desarrollará los planes de acción, las estrategias y el control de riesgos de su proyecto; valorará y sopesará las situaciones y deberá enfrentarse ante cualquier adversidad el solo.

La gente con autonomía es perfecta para iniciarse en la aventura de emprender.

Motivación de logro

Para un emprendedor, la palabra “reto” es pura motivación. En general, son personas que prefieren desarrollar tareas que conlleven un desafío en lugar de las rutinarias y monótonas. La diversidad, el cambio, lo nuevo, son aspectos que buscan en sus actividades para superarlas. La motivación de logro la alimentan de esta manera.

El libro Psicología del emprendimiento, editado por los psicólogos J. Robert Baum, Michael Frese y Robert Baron, defiende que es uno de los pilares básicos para triunfar y explica que “es imprescindible tener en cuenta la motivación de logro si se quiere entender cómo se desarrolla el éxito”.

El riesgo como aliado

Llegar al éxito en los proyectos supone siempre correr un alto porcentaje de riesgo. Riesgo por lanzarse y enfrentarte solo a algo nuevo, a un reto; incertidumbre ante la respuesta de la sociedad; riesgo ante el fracaso, etc.

Un primer paso hacia el éxito es romper la barrera del miedo y ser consciente del riesgo (alto o bajo) de una idea. Es imprescindible romper con lo establecido para evolucionar como persona. Después, gestionaremos el éxito o el fracaso que obtengamos.

El emprendedor estará dispuesto a arriesgar para llevar su idea hasta el éxito aunque la sombra del riesgo siempre le acompañe. Estudios recientes han encontrado que la tolerancia y actitudes positivas hacia el riesgo predicen el éxito en el emprendimiento y es que, el que no arriesga.. no gana.

Autoeficacia para llegar al éxito

“Cuando crees que tus acciones tendrán resultados alcanzables, tu incentivo para actuar es mayor”, se lee en la investigación de José Carlos Sánchez y es que sentir la confianza en uno mismo y en su proyecto es imprescindible para llegar al final.

Conocerse y ser consciente de las capacidades personales de cada es importante para ganar confianza. Saber organizarse, sacrificar el tiempo y esforzarse al máximo, va a depender de uno mismo. Puede que el proyecto requiera de ti más de lo que estás dispuesto a ofrecerle. En ese caso, es momento de parar y reflexionar.

Saber que uno mismo es auto eficiente ayuda a resolver los problemas que surjan, a crear nuevas oportunidades para solucionarlos, y alcanzar más esperanzas de éxito.

‘Locus’ de control interno

En Psicología el concepto ‘Locus’ de control interno hace referencia a la percepción del sujeto de que los eventos ocurren principalmente como efecto de sus propias acciones, es decir, la percepción de que él mismo controla su vida. Tal persona valora positivamente el esfuerzo, la habilidad y responsabilidad personal.

Relacionando el término con llegar al éxito, vemos que es característico de las personas con éxito. Su ‘locus’ será interno y no externo. Nunca los resultados que obtengan serán circunstancias derivadas del azar, el destino, la suerte o la toma de decisiones de terceras personas.

Sus logros y objetivos cumplidos, son el resultado de su propio desempeño, de su poder para controlar las cosas, de su esfuerzo y su toma de decisiones, en definitiva, de su autoeficacia.

Las personas emprendedoras con ‘locus’ de control interno están convencidas de que tienen poder sobre sus resultados. Éstas dedicarán más esfuerzo y persistencia, lo que debería ayudar a iniciar una aventura empresarial y mantenerla con éxito. (Evaluación de la personalidad emprendedora llevada a cabo por el psicólogo José Carlos Sánchez).

Ser proactivo

La proactividad hace referencia a una actitud presente en algunas personas, que no permiten que las situaciones difíciles los superen; que toman la iniciativa sobre su propia vida y trabajan en función de aquello que creen puede ayudarlos a estar mejor. Pero la proactividad no se limita a una toma de decisiones o a iniciar un proyecto: implica además hacerse cargo de que algo hay que hacer para que los objetivos se concreten y buscar el cómo, el dónde y el por qué.

Detrás de una idea exitosa, hay emprendedor proactivo. Es necesario que esta persona tenga la iniciativa suficiente para anticiparse a lo que pueda pasar. Además tendrá que ser capaz de ofrecer soluciones y alternativas a los cambios positivos y negativos y ser capaz de interpretar las situaciones presentes para la toma de decisiones.

En muchas ocasiones somos capaces de reconocer a emprendedores de éxito a simple vista. Ahora que conocemos cuáles son sus rasgos más destacados, podremos aprender mucho de ellos. Trabajar en mejorar aquellos en los que tengamos carencias nos ayudará a alcanzar y llegar al éxito!!

Fuente: El País. M. Victoria S.Nadal