¿Por qué se pegan los padres? Recientemente hemos podido observar unos lamentables acontecimientos. Un partido de fúttbol de menores se veía interrumpido por una trifulca entre padres. Por desgracia este fenómeno no es nuevo. Hoy compartimos este artículo para saber qué har detrás de un padre violento.

“Tiene un efecto negativo sobre la salud y bienestar mental del menor. Puede marcarle psicológicamente y generar pequeños traumas. Además, los niños aprenden por observación y esto representa un mal ejemplo de comportamiento, por lo que estaría atentando contra la educación del menor”. Alejo García Naveira es Coordinador de Psicología del Deporte del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y narra de esta forma tan simple cómo la aparente protección que un padre ejerce sobre un hijo durante un partido de fútbol implica algo muy diferente.

El expsicólogo del Atlético de Madrid ha atendido a El Confidencial para tratar de poner unas bases lógicas a un comportamiento tan irracional y violento como el que se da en demasiados campos de fútbol donde participan niños. ¿Qué lleva a un padre a golpear a otro por un partido de fútbol? “El problema de la violencia en el fútbol no tiene una única raíz: puede proceder por tener una personalidad agresiva y falta de autocontrol -factor psicofisiológico-, por la perdida de educación y valores en el fútbol -factor social-deportivo- y por el hecho cultural de vivir en España”.

Cómo saber si hay riesgo de ‘pelea’

García Naveira, a continuación, relata algunas de las características de los padres que se deben tener presente para saber si hay riesgo de producirse una situación tan desagradable como la vivida este pasado fin de semana en Mallorca:

  • Baja inteligencia emocional.

  • Baja tolerancia a la frustración.

  • Frustración personal o deseos no cumplidos (el padres quiso ser jugador o lo quiere para su hijo).

  • Identidad social (mi hijo o equipo vs. rivales).

  • Falta de razonamiento moral (Educación/ valores).

  • Los problemas de la sociedad actual (crisis/ estrés)

  • Alcohol y drogas (hay padres que consumen durante la actividad)

  • La tolerancia social ante estas cuestiones.

Y en los casos más extremos hay un fanatismo: el culto a la violencia y el racismo.

Tras esta radiografía persona, ¿cómo se ponen medios para intentar evitarlo? “Primero, los máximos responsables de lo que pasa y su solución son el Gobierno a través del CSD, y en este caso, también la RFEF con sus correspondientes Federaciones Territoriales. Segundo, se requiere una máxima cooperación entre políticos, clubes, la policía, jugadores, padres, seguidores, árbitros, medios de comunicación, etc. Tercero, desde esta perspectiva, se necesita desarrollar un proyecto global y nacional que aborde este problema social-deportivo, tanto con acciones preventivas como dando respuesta a situaciones negativas. Por ejemplo, los psicólogos del deporte tienen que desarrollar escuelas de padres, jugadores, entrenadores, árbitros y los aficionados en general, en el que se entrene en actitudes, valores y conductas. En relación a los padres, no hay que marginarles ni prohibirles el acceso, sino integrarles y educarles”.

Fuente. El Confidencial. Victor García

2