Atención temprana Santander comenta hoy que el uso de pictogramas en Autismo resulta ser una herramienta muy útil para trabajar con niños con un posible trastorno del espectro autista o con algún tipo de dificultad o retraso en el área de la comunicación y la relación social.

Una vez que se entrena a los niños para manejar dichas imágenes, estas son empleadas tanto en la propia terapia psicomotriz que realizamos desde las Unidades, como en el día a día del entorno familiar y escolar del niño.

Los pequeños con estas características sufren una enorme frustración por no poder expresar sus ideas y emociones de un modo adecuado, así como también al no comprender las situaciones cotidianas que se les plantean, derivando todo esto en fuertes rabietas e incluso en conductas autolesivas que debemos ayudarles a controlar.

Los pictogramas son más comprensibles

Aunque el tema del lenguaje suponga una fuerte barrera, comprenden muy bien los sistemas alternativos de comunicación, como los pictogramas de los que hablamos. La idea a corto plazo, es que lleguen a manejar completas agendas personalizadas en las que ellos manipulen sus pictogramas para establecer la rutina diaria, añadiendo pequeños cambios que puedan suceder (por ejemplo, mañana no iremos al cole porque tenemos que ir al médico), marcando los tiempos de cada etapa del día y cuando estas finalizan, e incluso poder expresar sus ideas y deseos.

Lo ideal de esta herramienta es que el niño lleve su agenda durante el día para que,familiares, profesores y terapeutas, le anticipemos las actividades que van a acontecer y de esta manera lo comprenda previo a ponerlo en marcha, estructurando así el medio de una manera óptima y comprensible para él.

En resumen, entrenar a los niños de una forma precoz ante sospecha de dificultades en el área social y de la comunicación, les ayudará a expresarse con sus seres cercanos y a comprenderlas rutinas diarias. Esto a su vez hará que anticipen las situaciones que van a experimentar y sobre todo, entender cambios puntuales que puedan suceder y que son causa mayor de frustración para ellos. Esta sencilla estrategia va a promover que aprendan a manejar su entorno inmediato logrando así que desciendan las conductas disruptivas y, sobre todo, ganen en habilidades sociocomunicativas.

Andrea González Sierra

Psicólogo Especialista en Atención Temprana