Como-solucionar-la-procrastinacion

Yo procrastino, tu procrastinas, el procrastina, nosotros procrastinamos, vosotros procastináis y ellos procrastinan!! ¿Cómo solucionar la procrastinación?

Todos alguna vez en nuestras tareas y obligaciones hemos dejado las cosas “pa´luego”. Cuando se convierte en una costumbre, en psicología utilizamos el términos Procrastinar.

A todos los niveles se puede sufrir de procrastinación. Existe procrastinación en el trabajo, en proyectos emprendedores, en decisiones personales, etc. Pero.. ¿cómo solucionar la procrastinación?

Algunos expertos indican que aplazar las tareas fomenta la creatividad. Sin embargo, muchos otros, plantean la negatividad de esta característica de la personalidad.

Como-solucionar-la-procrastinacion

La procrastinación supone ser incapaz de ponerte a hacer algo. Genera ansiedad por acumulación de tareas pendientes y bloqueo. Aunque aún no se ha identificado como un problema grave, detrás de alguien que procrastina se encuentra el miedo al fracaso, a hacerse responsable de las consecuencias de las decisiones y hasta problemas de salud como insomnio, gástricos y todos los derivados del estrés.

Con estos 8 tips, vamos a ayudarte a solucionar la procrastinación. Apártala de tu vida para ser más productivo y aprovechar más el tiempo!!

Aplicar la regla de los 2 minutos

Citada en el libro Getting things done del gurú David Allen, esta regla explica que ‘si la tarea solo te lleva dos minutos realizarla, hazla aunque no sea urgente o prioritaria’.

Nos referimos a tareas sencillas de muy corta duración (dos, tres, cinco minutos). Si lleva menos tiempo hacerla que planificarla, es mejor hacerla. Si no, aplázala.

Es una de las mejores técnicas de ayuda para solucionar la procrastinación. Forma parte de uno de los métodos de gestión de actividades más populares. Te ayudará a eliminar tareas pendientes de la lista y a empezar por cosas rápidas, sencillas que te permiten coger ritmo para continuar con otras.

Fija plazos

Para una persona procrastinadora, conseguir los objetivos apurando el tiempo al máximo le aporta una enorme satisfacción. Siente que es una recompensada inmediata al trabajo al límite. Consideran que rinden más cuando se ven con el agua al cuello.

Para salir de esa mentira, es importante establecer unos plazos fijos inaplazables. Darse el tiempo adecuado y marcar una fecha realista que hay que cumplir, ayuda a ponerse a trabajar.

Estableciendo un calendario de plazos evitaremos en gran medida el “luego lo hago”.

Haz las cosas de una en una

Los expertos señalan que la sensación de control es fundamental para no sentirse abrumado y desbordado. “Es habitual que los procrastinadores tengan la sensación de no saber por dónde empezar”, explica Diana Navarro, psicóloga laboral. “Por eso es muy importante dividir las tareas grandes e inabarcables en pequeñas y asequibles“. Navarro asegura que lo más útil es empezar a hacer algo, lo que sea que esté relacionado con nuestro objetivo, y es mucho más fácil si las tareas parecen manejables.

Evita las distracciones

Todo parece más importante y urgente que ponerse a hacer la tarea pendiente. Sacar al perro, picotear en la cocina, ordenar la agenda de tareas, saber qué pasa en Facebook… ¿de verdad es prioritario?.

Desde el punto de vista psicológico, es tu cabeza quien da prioridad para evitar el trabajo pendiente. En el fondo, son meras distracciones que frenan tus obligaciones.

Es importante evitar caer en ese error y centrar tu atención en lo que es importante. Si no tienes el compromiso suficiente, pon barreras para evitar distraerte. Piensa en desactivar notificaciones de tus perfiles sociales, desconectar el móvil, organizar la agenda cada mañana, parar a descansar y merienda de verdad, trabajar en grupos de coworking, etc.

No pienses que son castigos, solo son técnicas para ayudarte a concentrarte.

Mindfulness para combatir la procrastinación

Para ayudarte con el punto anterior, practica el Mindfulnes!!

El Mindfulness es una técnica de relajación budista que permite ampliar la capacidad de atención y concentración. Está considerada como una filosofía de vida.

Concentrarse en una tarea concreta y no dispersarse, permite ahorrar tiempo y ser más productivo.

Gestiona tu energía, no tu tiempo

Es importante conocer los biorritmos para gestionar bien el tiempo. Descubre cuándo te concentras más y mejor; a qué hora del día te encuentras menos cansado; localiza los momentos en los que te sientes más activo e inquieto, etc.

Encaja tus obligaciones dentro de los tiempos donde tu energía sea la más adecuada. Esto te permitirá rendir, concentrarte más y ser más productivo.

Por muchas herramientas de gestión o agendas que tengas para organizar infinitamente las tareas, puedes estar horas en ese proceso de organización. Enfoca tu tiempo óptimo en el trabajo y evita perder tiempo y ganas.

Terminar es mejor que perfecto

Te planteamos la siguiente situación: tienes varias tareas por hacer. ¿Qué prefieres: terminar al 100% una y dejar las demás sin hacer o tenerlas todas al 80% de su finalización?

Los expertos recomiendan avanzar con varias tareas hasta darlas casi por terminadas, que centrarse solo en una. ¿Por qué? porque finalizada la única tarea, de pronto ves que te quedan todas las demás. Aparece la sensación de agobio, el nivel de estrés aumenta y la sensación de estar al límite se acentúa.

Dedica tiempo de manera repartida a diferentes tareas y la propia sensación de ir avanzando te motivará para continuar.

No pasa nada porque un día la vagancia te invada. A todos nos pasa!!. Pero si crees que puedes hacer más de lo que haces, sigue estos consejos para solucionar la procrastinación. Pronto verás que las tareas desaparecen!!

Fuente: Retina. El País. M. Victoria S. Nadal y Olivia López Bueno