Consejos útiles para una entrevista de trabajo

¿Quién no se ha enfrentado alguna vez a una entrevista de trabajo? ¿Cuáles son los puntos críticos que hay que controlar para realizar una buena entrevista? En este artículo vamos a darte unos consejos útiles para una entrevista de trabajo y salir con un empleo bajo el brazo.

Ansiedad, manos sudorosas, movimientos nerviosos, hablar rápido y sin orden, mentir, exagerar, etc. Estos son errores muy comunes en los procesos de selección para un puesto de trabajo. Factores qué, las personas que realizan la entrevista, van a tener en cuenta a la hora de decidirse por un candidato u otro.

Las dudas, las inseguridades y los miedos, aunque los haya, no deben presentarse inesperadamente en una entrevista de trabajo. Es importante preparar correctamente una entrevista. Realizar ensayos, tener claro lo que se quiere contar, concretar y sobre todo, ser natural y honesto, son los puntos claves en una entrevista.

Si quieres enfrentarte con confianza a una entrevista de trabajo, estos son algunos consejos útiles que debes seguir.

CONSEJOS ÚTILES PARA UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

Uso adecuado de las muletillas

Utilizar expresiones informales no está totalmente prohibido. Controlar cuáles y cuántas se usan es importante. Abusar de ellas demuestra inseguridad y poca profesionalidad.

Adaptar estas expresiones a tu forma de hablar es lo más adecuado. Al utilizarlas demuestra que eres consciente de que su uso es una especie de licencia para darte a entender. Esto normalmente transmite una impresión de honestidad y transparencia.

No te vayas por las ramas

La información que busca el entrevistador será concreta por eso tus respuestas deben ser claras, concisas y relevantes. No aportes información secundaria que no se ajusta a lo que preguntan.

Divagar en la respuesta demuestra por un lado, que no sabes muy bien qué decir, y por otro, pone de manifiesto tu incapacidad de ofrecer lo que te piden. El entrevistador anotará esta característica como algo negativo.

La velocidad al hablar

La capacidad de comunicarse es uno de los factores más determinantes en una entrevista de trabajo. La calidad de comunicación depende mucho de la personalidad del candidato.

Hablar de un modo más pausado hace que adoptemos un estado mental y fisiológico más calmado. Al mismo tiempo será menos probable que aparezcan problemas como trabarse combinando las palabras o quedarse con la boca seca. Se evitan así situaciones que generen ansiedad.

No se debe hablar ni muy rápido ni muy lento. Hablar rápido genera nerviosismo y desorden. Hablar tranquilo permite enmascarar momentos en los que no sabemos qué decir. Hablar lento y realizar paradas largas denotar divagación.

El lenguaje no verbal es tu aliado

El cuerpo también habla. Deja que se comunique pero con control.

Acompaña las palabras con sutiles gestos con las manos. Se producirá una sintonía perfecta, dulce y tranquila siempre y cuando tus gestos no sean muy excesivos y se conviertan en los protagonistas del momento.

El cuerpo habla por si solo: postura rígida, cruce de brazos y piernas, mirada baja, etc. Muéstrate tranquilo, sencillo, honesto y confiado.

Ensaya antes de la entrevista qué y cómo quieres hablar de ti. Utiliza tu cuerpo para romper el ritmo de la conversación y consigue hacerla más atractiva. Mira a los ojos al entrevistador y proyecta tu voz de una manera firme y segura. Estos aspectos demuestran confianza y seguridad.

Realiza preguntas

En una entrevista de trabajo no tiene por qué preguntar siempre la misma persona. El candidato puede mostrar su interés por algún aspecto del trabajo o de la empresa y plantear alguna pregunta. El entrevistador va a ver en ti interés y curiosidad.

El momento más adecuado es al término de la reunión para no interrumpir ni romper el ritmo del diálogo.

Apóyate en tu CV

Si apoyas lo que vas explicando haciendo referencias a la información contenida en tu currículum, el entrevistador o entrevistadora lo tendrá más fácil para atar cabos y saber de qué estás hablando. Recuerda que el modo en el que te des a entender también tiene un impacto en el modo en el que te vayan a valorar.

Consejos útiles para una entrevista de trabajo

Lo importante es tu experiencia

Como ya hemos comentado anteriormente, el entrevistador requiere información concreta y específica. Él necesita saber sobre tu experiencia laboral y formativa, no de otras cosas. A no ser que se planteen preguntas más divergentes, habla solo de estos aspectos. En caso de ser necesario citar algún aspecto secundario, se concreto y retoma rápidamente el eje central de la conversación.

Enfrentarse a una entrevista de trabajo siguiendo estos consejos puede parecer complejo. Lo importante es mostrarse transparente, confiado y demostrar que te has preparado para dicha entrevista.

Te animamos a que cojas un espejo y le plantes cara!! Él mejor que nadie te va a mostrar cómo lo haces!!.

Fuente: Psicología y mente. Arturo Torres.

Entradas relacionadas