El psicólogo Baltasar Rodero celebra que su investigación sobre el impacto de las emociones en el ADN sea una de las referencias del best seller que firma una Premio Nobel de Medicina

La ciencia ha demostrado que existen variables físicas que pueden acelerar o enlentecer el envejecimiento. El sobrepeso, el alcohol, el tabaco o una mala calidad de sueño pueden hacer que una persona con una edad cronológica de 50 años «biológicamente» tenga 55. Y viceversa, que gente con una dieta sana, índice de masa corporal adecuado, actividad física regular y un buen descanso, cumpla los 50 años aunque a nivel celular signifiquen 45 años. «Hasta ahora se sabía que aspectos psicológicos como la compasión y la aceptación estaban asociadas con mayor bienestar emocional y satisfacción personal, pero los resultados de nuestro estudio vienen a sugerir que su efecto va más allá, y llega a nivel celular», señala el psicólogo Baltasar Rodero, uno de los autores de «la primera investigación a nivel mundial» que demuestra el posible rol de determinadas variables psicológicas asociadas con la protección del ADN.

A sus conclusiones hace referencia Elizabeth Blackburn, Premio Nobel de Medicina de 2009, en un libro publicado recientemente, junto con Elissa Eppel, titulado ‘The Telomere Effect’ que ya se ha convertido en un best seller. En él, hacen una revisión de los trabajos más significativos publicados en esta área y enseñan los trucos para vivir más sanos y retrasar el envejecimiento. De las más de 200 referencias que componen el manual, sólo hay una de un equipo español, que es la que firma la Clínica Rodero.

«Tenemos que aprender a ser compasivos con nuestros fracasos e imperfecciones»

El punto de partida, sobre el que pivota la investigación de Rodero, se encuentra en los telómeros -extremos de los cromosomas que protegen el ADN y que se desgastan con el paso del tiempo-. Cuando son críticamente cortos las células dejan de dividirse y, en consecuencia, esa persona queda más expuesta a la enfermedad. «Por esta razón, se tiende a utilizar los telómeros como un biomarcador excelente del envejecimiento», expone el psicólogo. Se ha probado que los telómeros se acortan en personas obesas, que abusan del consumo de alcohol o tabaco, pero también en aquellas que están sometidas a estrés y a pensamientos negativos. De ahí que la meditación se presente como una alternativa para frenar la vejez, que es la conclusión principal a la que ha llegado el estudio de Rodero.

«Vivimos en una sociedad individualista y muy competitiva en la que se nos impone un determinado estilo de vida que si no conseguimos seremos unos fracasados. Tenemos que ser los mejores, los más inteligentes, guapos, exitosos, interesantes, etc. Además, parece que está prohibido estar mal, tener ansiedad, sufrir y deprimirse», declara el psicólogo. «Pero la realidad nos enseña que por muy bien que lo hagamos siempre habrá gente mejor, no nos satisfará. Querremos más. También nos enseña que el mundo es injusto y que la vida no siempre es bonita». Y aquí, añade, «es cuando viene a visitarnos esa vocecilla interior criticona que nos va a recordar lo débiles que somos. El hecho de que tanto la ansiedad como la depresión se hayan convertido en plagas en el siglo XXI y que haya millones de personas inseguras en el mundo tomando psicofármacos se debe en gran parte a los juicios que nos hacemos a nosotros mismos, el maltrato al que nos sometemos si las cosas no salen como pensábamos. Por desgracia, no hay nadie a quien tratemos tan mal como a nosotros mismos».

«Vivimos en una sociedad muy competitiva en la que se nos impone un determinado estilo de vida»

Su investigación viene a señalar «cómo el estrés y los pensamientos negativos pueden afectar a nuestros telómeros» y de ahí la importancia de saber tratarse adecuadamente a uno mismo. «La clave sería tratarse a uno mismo como si fuera su mejor amigo. Normalmente con ellos siempre nos mostramos amables y cariñosos. Es importante evitar autoetiquetarse como ‘buenos’ o ‘malos’ y aprender a aceptarse con generosidad y amabilidad. Aprender a ser compasivos con nuestros fracasos e imperfecciones». En este sentido, «la meditación es una técnica que puede ayudarnos en este recorrido ya que nos enseña a diferenciar la verdadera realidad de la realidad que nosotros percibimos, contaminada por nuestras creencias y prejuicios».

Fuente. El Diario Montañés. Ana Rosa García

Artículos relacionados:

– Artículo de Centro Rodero en The Guardian

– Baltasar Rodero en TVE

– Baltasar Rodero en El Mundo

Entradas relacionadas