¿Por qué la gente cree en la homeopatía?

La sociedad española está dividida en dos: los que creen en la homeopatía y los que no pero.. ¿por qué la gente cree en la homeopatía? ¿La homeopatía puede curar enfermedades?. No hay estudios que demuestren su efectividad pero el 52,7% confían en ella.

Por qué la gente cree en la homeopatía

Hoy en día el individuo es libre para creer en lo que desee. La religión, las supersticiones, los horóscopos, los fenómenos paranormales o los curanderos son muletas emocionales que utilizamos para sentirnos más seguros.

Nos aportan confianza, tranquilidad y acudimos a ellas cuando algo en nuestras vidas no está en equilibrio. “Jugar” con ellas no pasa nada, solo hay peligro cuando se convierte en una necesidad y dependencia.

Por ejemplo, casi un 15% de los españoles leen y creen en los horóscopos. Realizar lecturas por curiosidad es normal pero si supeditamos nuestra vida a lo que un extraño se ha inventado.. imagínate!!

El caso de la homeopatía es similar y preocupante. ¿Por qué la gente cree en la homeopatía si no hay ninguna evidencia científica que avale su eficacia? La teoría surgió en 1876 a partir de la vaga creencia de que “lo semejante cura lo semejante”. Ha pasado más de un siglo y aún seguimos sin demostrar nada.

A nivel científico y médico la preocupación de los expertos va en aumento. La gente trata la homeopatía como una Ciencia y, en realidad es una Pseudociencia y no cura enfermedades.

Una encuesta realizada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología incluía cuestiones relacionadas con la confianza de los ciudadanos en las speudociencias. Más de la mitad de la población está convencida de que la homeopatía tiene propiedades curativas. De hecho, uno de cada tres españoles afirma haber tomado productos homeopáticos alguna vez. Una parte significativa está dispuesta a gastar su dinero en unas bolitas mágicas que, cuando se han analizado, lo único que se ha encontrado es agua, glucosa y lactosa.

Las pastillas de homeopatía no dejan de ser un “efecto placebo” que relaja y calma al individuo que las toma. Podríamos tomar agua bendita o un azucarillo, que el efecto sería el mismo. Podemos hablar entonces de ciertas inseguridades en la personalidad.

En un principio esta creencia se relacionaba con personas de nivel educativo y cultural bajo pero, actualmente, jóvenes académicamente bien formados, apuestan por esta medicina alternativa. Resulta insólito que personas con amplios conocimientos técnicos, acostumbradas a aplicar y exigir el método científico de prueba y refutación en su esfera profesional, no apliquen el mismo criterio en el caso de la homeopatía. ¿Cómo puede abrirse camino, en una sociedad educada en el racionalismo, una teoría que no soporta un examen de validación científica?

Lo peligroso es que la sociedad es muy dada a seguir lo que “los expertos” (y famosos) dicen, escriben y aconsejan en diferentes medios de comunicación. Si una voz experta como un médico, un farmacéutico o una universidad explica los no demostrados beneficios de la homeopatía, se está fomentando la desinformación y la incultura científica y se está generando un fuerte negocio alrededor de la salud de las personas.

Busca información sobre la homeopatía antes de creer en ella. Es necesario demoler mitos que retrasan la cultura científica de la sociedad.

Fuente: El País. Milagros Pérez Oliva.