21 Ago 2017
J agosto, 2017

No aguanto a mi suegra

Blog
No aguanto a mi suegra

Dos amig@s hablando de sus vidas, de sus problemas y un@ dice: no aguanto a mi suegra!! ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué se incrementa el malestar cuando tenemos hijos? ¿Qué podemos hacer para solucionar este problema?. Estés o no en esta situación, te recomendamos una lectura rápida a este artículo por si algún día te encuentras en esa situación.

La vida en pareja conlleva, en la mayoría de los casos, una relación con los padres del compañer@ sentimental. Hay personas que se implican más en la relación familiar y otras marca distancias. Aceptamos a los suegros tal y como son para que nuestra relación no sufra por terceras personas pero, es inevitable tener algún roce con la familia política.

Esta relación puede verse variada de manera destacada con la llegada de un hijo. Los hijos traen consigo debates y conversaciones interminables sobre su educación, y es aquí donde empiezan los problemas de verdad. Los suegros asumen un rol que nadie les ha otorgado. Se implican e interfieren en el día a día de la pareja y son considerados intrusos.

Una investigación de la Universidad de Turku, en Finlandia, donde se entrevistaba a más de 1.200 parejas, los expertos descubrieron que antes de tener descendencia, las parejas tenían encontronazos con miembros de su propia familia, pero que después de tener hijos, las desavenencias se producían con, efectivamente, los suegros.

No aguanto a mi suegra

No aguanto a mi suegra, ¿por qué?

Tanto el conflicto con nuestros padres como con nuestros suegros está producido por el instinto. Desde la prehistoria, el hombre ha luchado por conseguir su alimento para su familia. Es decir, ya era responsable único de la unidad familiar.

La entrada en juego de padres y suegros conlleva desavenencias. Existe un pensamiento generalizado basado en que “nadie me tiene que decir cómo cuidar y sacar adelante a mi familia”. Está demostrado que los suegros son diferentes porque no más ajenos y que las suegras son más críticas y exigentes.

Es habitual escuchar a la nuera decir que su suegra piensan que todo lo hacen mal; que no es suficiente buena para su hijo; que no saben cuidar y educar a su hijo, etc. Se siente desprotegida y en desventaja ante su suegra.

Por estos motivos, las mujeres se vuelven hostiles con sus suegras, ya que las ven como una especie de amenaza para su ‘tribu’. Evidentemente el nivel de contacto previo que se tiene con ellas, también va a influir en la nueva relación. A mayor cercanía, mayor intromisión y amenaza.

¿Qué puedo hacer para solucionar el problema?

Es importante ser consciente de qué podemos hacer si nuestra relación con la suegra lleva al punto de: no aguanto a mi suegra!!. Aquí te dejamos unos consejos para que mejore tu relación familiar:

Hay que pensar en frío

Cuenta hasta 10 antes de reaccionar y complicar las cosas más. Busca un lugar donde te encuentres tranquil@ donde pensar y calmar tu rabia.

Piensa que qué cosas te molestan, escribirlas en una lista si lo ves necesario, ordena tus sentimientos y tus opiniones. Analizar estos puntos te permitirá reflexionar sobre qué hacer y qué no hacer para no empeorar la relación.

Ponte en su lugar

Aunque te resulte difícil, la empatía es una gran aliada. Ponerse en el lugar de la otra persona puede llevarte a entender su forma de reaccionar y actuar contigo.

Puede que exista algún problema ajeno a ti y por equivocación, lo esté pagando contigo.

La falta o cambio negativo de relación con su propio hijo, puede ser el origen del problema. Un problema que no eres tu, si no su propio hijo. En tal caso, sería el marido quien debería tratar de mejorar la relación con su madre.

Piensa sobre cuál es tu papel

Consciente o inconscientemente la nuera puede estar haciendo algo que enoja a su suegra. Date un tiempo para saber si esto es así o no. Ser consciente de si se ha cometido algún error y pedir perdón, puede remediar la situación.

No busques su aprobación

La persona con la que quieres vivir es su hijo, no con ella. No te vuelvas loca intentando complacerla, simplemente admite y respeta que podéis tener distintas visiones del mundo.

No te tomes las criticas a nivel personal

Si no hay ningún problema y tu suegra es como es, no puedes pensar que actúa así por ser tu. Si su hijo hubiera elegido a la Premio Nobel de la Paz, la trataría igual que a ti.

Desde su punto de vista, cualquier mujer va a ser insuficiente para su hijo, así que no te dejes arrastrar por sus críticas. A la persona que tienes que gustar es a su hijo. Lo importante es que él te querrá y te admirará, no ella.

Pon límites en la relación

Las personas tóxicas solo traen cosas negativas a nuestras vidas. Si tu suegra es una de ellas y te está faltando al respeto, establece límites y respeta tu vida. Tienes derecho a disfrutar de una existencia tranquila.

Está claro que la familia es la que te toca y siempre vamos a pensar que es la mejor, pero la política.. no se puede elegir!! así que mucho ánimo en tu día a día y esperamos que no tengas que decir eso de.. no aguanto a mi suegra!!.

Fuente: El Confidencial. M. Palmero.