¿Por qué una persona da su vida por otra?

La vida nos puede plantear qué haríamos ante una situación de peligro. Una situación de vida o muerte. Una situación en la que tu vida pasa a un segundo plano para salvar otra. ¿Es diferente tu respuesta si esa vida es de un desconocido? ¿Por qué una persona da su vida por otra?.

Lamentablemente en los últimos años, la sociedad ha sido testigo de casos que ponen los pelos de punta. Situaciones donde un individuo anónimo ha sido capaz de dar la vida por otra persona.

El último es Ignacio Echevarría, llamado el “héroe del monopatín”. En el atentado de Londres sufrido en el mes de Junio, un muchacho que tenía toda su vida por delante, decidió arriesgarla por un desconocido. Luchó con una simple “arma”: su monopatín. Un héroe que sin capa ni poderes, ha dado una lección de valentía al mundo.

No es necesario contar la historia para imaginar lo difícil y extraordinario de la situación. El final ya lo conocemos todos: la vida de dos personas cambió al 100%.

Decía Edmund Burke, político y filósofo irlandés, que “lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada“. Ignacio Echevarría ha hecho que esta frase cobre sentido y se haga realidad.

¿Por qué una persona da su vida por otra?

A raíz de este hecho, nos planteamos qué sucede en la cabeza del ser humano ante situaciones de peligro. ¿Somos valientes por casualidad?¿por desconocimiento?¿nacemos valientes o nos hacemos?.

No es fácil explicar qué es el valor. Es muy difícil saberlo hasta que no se da la situación. Para Guillermo Fouce, doctor en psicología y profesor en la Universidad Complutense de Madrid, “puede confundirse a veces con la osadía, con asumir riesgos que no se deberían. No tener miedo puede llevarnos a confundirnos a la hora de reaccionar. Es importante saber evaluar la situación. Huir puede ser una forma de valentía que puede salvar vidas”.

Tanto el escritor Romagnoli como Fouce opinan que el valor se puede aprender. La diferencia entre ellos es que Romagnoli considera que el ser humano nace con valor. Sus palabras dicen que la Historia de la Humanidad ha demostrado que no solo se debe confiar en el ADN sino que necesitamos enseñar la virtud y esperar que ésta se aprenda. Por el contrario, Fouce considera que es la educación la que nos hace ir a un lado o hacia otro. Que las experiencias vividas y aprendidas marcarán la ejecución de las siguientes. Y la verdad es que podemos ser valientes para unas cosas y muy poco para otras.

Síndrome de Kitty Genovese

En el campo de la Psicología existe este término: síndrome de Kitty Genovese. ¿Qué significa?¿Cuándo se manifiesta?.

En situaciones de peligro cuando hay varios testigos, es muy habitual que ninguna persona haga algo al respecto. Individualmente no se toma la iniciativa, no se ayuda, no se solicita auxilio, no se implica en la resolución del problema. La consecuencia es que el grupo es totalmente pasivo.

Es la Teoría de la Difusión de la Responsabilidad (1968), también llamada la del efecto espectador. Esta psicología de grupo funciona así: uno presencia un acto que está mal, pero no ayuda porque nadie más lo está haciendo y no va a ser él/ella quien se meta en líos o no ayuda porque seguro que entre tanta gente alguien lo hará. El miedo también juega su rol en todo esto.

El síndrome recoge su nombre de una historia real que sucedió en 1964. Una joven llamada Catherine (Kitty) Susan Genovese murió apuñalada en Nueva York rodeada de numerosos testigos que no hicieron nada por ella después de ser atacada en tres ocasiones. Un relato en The New York Times que dio qué pensar ante la reacción humana.

El marketing del miedo

Es importante sentirse seguro en la vida. Nos sentimos así en nuestra casa, con nuestra familia y amigos, con nuestros hábitos que no queremos que nadie corrompa. Pero, ¿cómo gestionamos el miedo continuo que nos inculcan día a día?.

Nos intentan vender un miedo insaciable. La sociedad está pendiente del terrorismo, la crisis financiera, las nuevas enfermedades como el Zika o el Ébola, etc. Los individuos debemos estar alertas ante estas situaciones pero es importante darse cuenta de que éstas se han producido a lo largo de la Historia.

Según Fouce “el miedo vende más porque es una noción más básica. El miedo nos permite sobrevivir. Si no tuviéramos un miedo irracional no hubiéramos sobrevivido como especie. Es una emoción universal, mientras que el valor es un tipo de respuesta ante el miedo”.

Ante estas situaciones podemos intentar intuir cómo reaccionaríamos. Cuando llega el momento de la verdad, el momento de arriesgar, puede que todo cambie.

Romagnoli expresa que “El valor es un acto. Existe. Es tangible. Viene a decirte: hay hombres que no se echan atrás, que no se conforman, y son como tú”. añade Romagnoli. El problema es saber si uno actuaría igual que ellos. Si entre el asfalto, la bala y un monopatín, elegiríamos la bala, como el héroe del atentado de Londres. ¿Es usted valiente? Igual se ha hecho ya la pregunta. Igual cree que ha podido responderla. Pero el doctor en psicología explica que “es difícil saberlo hasta que no se da la situación”.

Fuente: El País. Isabel F. Lantigua