Cariño, ya no puedo más. Esto se tiene que acabar

Cuando una relación se convierte en tóxica, es el momento de parar y reflexionar sobre el papel que cumple esta persona en nuestras vidas. Ya sea amig@, pareja o familiar, podemos llegar a un momento personal complicado donde uno ya no puede más. Esto tiene que acabar.

A todos nos gusta gustar y caer bien a las personas y nos esforzamos para que así sea. El problema viene cuando llega el desequilibrio emocional y una de las partes da más que otra; no se entienden; o hay un cambio de comportamiento que no encaja con nuestras vidas. Nos encontramos incómodos ante esta situación y romper el lazo de unión con esa persona es la mejor solución.

Cariño, ya no puedo más. Esto se tiene que acabar

Ahora bien, ¿cómo enfrentarnos a ello?¿cómo romper sin agrandar el problema?¿cómo decir “cariño no puedo más. Eso se tiene que acabar”?

Es habitual dar varias oportunidades a esa persona que incomoda nuestras vidas. Después de varias decepciones o problemas, se toma la decisión de separarse de ella. La situación es más fácil de gestionar si la relación no es muy intensa. Con un discreto alejamiento puede que solucionemos la situación pero es más delicada si se trata de amigos, familia o pareja.

Si estas persona no captan las señales enviadas, es el momento de hablar con ellas porque acumular malestar no nos va causar más que una explosión emocional mayor. Mientras esa relación tormentosa y dolorosa persista, seguirán lastrando nuestro presente.

Hablar con esta persona es complicado. Debemos evitar mensajes, cartas o emails cargados de explicaciones, razones y reproches hacia la otra persona. No es necesario poner sobre la mesa las cosas que no se van a mejorar. Casi nadie está preparado para soportar una visión negativa de uno mismo que no coincide con la propia.

Lo más adulto es mostrar a esta persona nuestra situación emocional de una manera directa, concreta, clara y con sutileza. Existe una enorme diferencia entre decir “Te quiero, pero no te aguanto”, que decir, “Te quiero, pero en este momento no nos entendemos. Quizás más adelante volveremos a coincidir”, o, “Te quiero, pero esta relación no está haciendo bien a ninguno de los dos ahora mismo. Necesitamos una pausa”.

La escritora y conferenciante Eva Sandoval propone ser muy cuidadosos en el cómo decir las cosas. Si nos expresamos con sinceridad y respeto, no es necesario añadir más cosas ni dar explicaciones. Es una decisión tomada que la otra persona tiene que respetar y asumir de la mejor manera que pueda.

¿Qué hacer después de la conversación?

Debemos estar preparados para las posibles reacciones de esta persona. Para mitigar la tristeza y el sentimiento de injusticia que nos puede embargar, es útil identificar desde dónde actúa cada persona. Hay que saber darla tiempo para que asimile el mensaje, acepte la nueva situación, o aceptar su enfado y las posibles consecuencias (reproches, malas palabras, silencios..). Todo es parte del proceso para alejarse de una persona tóxica.

Toma las riendas de tus relaciones. Decide quién debe quedarse en tu vida porque te aporte, no porque te consuma. Y si es el momento de decir “Cariño, ya no puedo más. Esto se tiene que acabar”, que sea en el momento en que estés preparado para hacerlo.

Fuente: El País Semanal. Francesc Miralles.