¿Cuándo debo llevar a mi hijo al psicólogo?

Es inevitable un cambio de actitud en la edad adolescente. Es una “edad convulsa” donde el menor experimenta registros nuevos desconocidos para él y su alrededor. El problema reside cuando hay algún trastorno grave (problema psicótico o de depresión) y no se sabe identificar a tiempo. ¿Cómo saber qué le ocurre?¿Cuándo debo llevar a mi hijo al psicólogo?.

Reconocer el primer episodio es fundamental para el diagnóstico de un trastorno y el tratamiento fármaco y psiquiátrico correspondiente. Identificarlo a tiempo puede modificar el curso de la enfermedad, mejorar el pronóstico y evitar daños. ¿Qué ocurre? Es normal que al adolescente y a los padres les cueste ver y entender cuando es necesario acudir al psiquiatra.

Una visita al psicólogo a tiempo reduce drásticamente la ingesta de fármacos. Se puede reducir hasta el 50% de medicación. Además recibir un tratamiento desde el primer brote psicótico, supone un menor deterioro personal y el vínculo con el profesional y la adherencia al tratamiento es mucho mejor.

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al psicólogo?

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al psicólogo?

Según José Luis Bonal, pediatra, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), cuando existe un trastorno grave, el adolescente tiene varias formas de mostrarlo:

  • cansancio extremo
  • pérdida de peso
  • trastornos importantes del sueño
  • expresan que se sienten inútiles o desamparados
  • pérdida de ánimo o de interés por lo que antes les gustaba
  • descenso brusco del rendimiento escolar
  • aislamiento considerable
  • manías persecutorias

Hay que poner atención cuando se da la acumulación de estas conductas. Si viene acompañado de consumo de cannabis o existen antecedentes familiares de primer grado con trastorno mental, la preocupación debe aparecer. Hablamos entonces de un trastorno psicótico incipiente afirma Lluís Lalucat, director del Centro de Higiene Mental Les Corts.

¿Qué ocurre cuando se acude a un psicólogo?

Es muy habitual que los trastornos mentales se manifiesten en la edad adulta. La verdadera raíz del problema viene de la edad adolescente.

Cuando se diagnostica un trastorno y se aplica un tratamiento es normal un aumento de peso. Un adolescente puede que aumente entre 6 y 8 kilos de peso debido a la medicación.

El efecto se convierte en muchas ocasiones en un problema estético y supone un riesgo de desarrollar síndrome metabólico. A su favor hay que decir, que si se detecta en la primera fase, la cantidad de medicación se reduce hasta la mitad como comentábamos anteriormente.

Acudir a un psicólogo para tratar el trastorno disminuye los ingresos hospitalarios voluntarios. De un 85% desciende a un 50%. Del mismo modo los índices de suicidio en la psicosis también descienden en las primeras fases debido a una intervención temprana.

Por último, los afectados que acuden a la ayuda de un psicólogo no sufren tanto deterioro personal. Lastre que puede retrasar enormemente la recuperación del individuo.

La importancia de la detección precoz

En algunos países, como Australia, Reino Unido y Canadá, los servicios de atención primaria están ya preparados para detectar la psicosis en su fase incipiente. En España existen pocas experiencias de prevención y detección precoz, aparte del Programa de atención específica a las personas con trastornos psicóticos incipientes que el departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña empezó a desplegar en 2006 y que está actualmente en fase de evaluación de resultados.

Es vital dedicar una buena parte de sus esfuerzos a flexibilizar las modalidades de acceso al tratamiento por parte de esta población. La existencia de consultas anónimas en las escuelas, permite que los adolescentes se acerquen a expresar sus temores.

Por otro lado, la formación bien orientada a los médicos de cabecera, la información escrita en folletos y teléfonos de contactos, el acceso a psicoterapia, etc., son diferentes vías para fomentar la detección precoz de la enfermedad.

Por ejemplo en España, el programa de la unidad de salud mental de Torrelavega-Reinosa también proporciona instrumentos de detección precoz, formación y soporte telefónico continuado a los médicos de cabecera del área sanitaria. Y en Andalucía y Asturias se están empezando a desplegar programas de formación en la detección e intervención temprana en psicosis incipiente.

Lo más importante de todo es poder dedicar el tiempo suficiente a cada paciente para que, en la fase en la que se encuentre, pueda superar las patologías que presenta.

Fuente: El País. Marta Espar.