03 Oct 2017
J octubre, 2017

¿Tengo buena memoria?

Blog
¿tengo buena memoria?

Cuantas veces nos hemos podido preguntar: ¿tengo buena memoria?. El paso del tiempo influye en nuestro cerebro pero podemos trabajarlo para no sentir que vamos perdiendo memoria.

La memoria es fundamental en nuestras vidas. La necesitamos para recordar el pasado del que aprendemos; para mantener relaciones sociales; para aprender conceptos nuevos y crecer en todos los ámbitos de la vida, etc. Es vital!!

Hay gente que parece privilegiada al ser capaz de memorizar listas infinitas de números, títulos de canciones, lugares, etc. No es un privilegio si no una capacidad más trabajada y todos podemos llegar a conseguirla.

La memoria se puede entrenar como si fuera un músculo de nuestro cuerpo. En este artículo vamos a explicarte cuatro trucos básicos y sencillos de realizar en situaciones cotidianas para mejorar la memoria.

tengo-buena-memoria

4 TRUCOS PARA ENTRENAR LA MEMORIA

REPETICIÓN

La mayoría de las personas se sienten seguras al realizar acciones rutinarias que conllevan repetición. Son acciones que se realizan diariamente y que el cerebro ha mecanizado sin darnos cuenta.

Vemos estos claros ejemplos todos los días: tomar las pastillas junto con el desayuno, hacer el recorrido en coche hasta el trabajo sin ser muy conscientes de haberlo hecho, ejecutar una coreografía de baile, recorrer los pasillos del supermercado para hacer la compra, etc.

El motivo es químico. Hemos generado un nuevo hábito, es decir, un nuevo cableado neuronal, que actúa inconscientemente. El cerebro parece actuar solo de manera automática.

Esto se consigue a través de la repetición de la acción. Por eso, si quieres aprender algo nuevo, el primer punto es repetir, repetir y armarte de paciencia.

ASOCIACIÓN

Para aprender cosas o conceptos nuevos es muy practico utilizar la técnica de la asociación. Es fácil de llevarla a cabo y los resultados obtenidos son sorprendentes.

Imagínate tener que aprender una lista de “X” palabras que no tienen conexión entre ellas, o un nuevo tema de Historia de la Guerra Civil. Puedes reemplazar los contenidos por una creación tuya propia en forma de historia. El cerebro recordará de manera más rápida la historia que ha creado el.

Quiero que veas un simpático ejemplo que el programa de El Hormiguero puso en practica con todo el publico. Te aseguro que yo también jugué en casa y funciona. Aplícalo en tu vida!!

RESONANCIA EMOCIONAL

Intentar asociar las cosas a estados o situaciones emocionales nos ayuda a recordar mejor. Ya sean emociones positivas o negativas, nuestro cerebro asocia la situación a recordar con las circunstancias que vivimos en el momento que sucedieron.

Estas situaciones pueden ser estar disfrutando de un viaje, conocer una persona especial, haber suspendido un examen importante, etc.

El motivo se debe a la amígdala, la zona del cerebro emocional que tiene la cualidad de registrar sensaciones intensas. Por ello, todo aquello que hayas vivido con intensidad emocional te será más fácil de memorizar.

Si es verdad que este truco no depende exclusivamente de nosotros porque los momentos intensos de la vida no se eligen. Llegan cuando llegan pero tenemos la oportunidad de asociarlos a otros recuerdos. Así pues, en la medida en que algo te guste, incluirás emociones y te resultará más fácil memorizarlo.

NOVEDAD

Como hemos comentado antes, así como lo repetitivo nos da seguridad, la novedad capta más nuestra atención!!

Algo nuevo, diferente, llamativo nos provoca una atención especial. Esto lo podemos aprovechar para asociarlo a una emoción y retenerlo mejor en nuestro cerebro.

A nuestro cerebro le gusta divertirse un poco. Por ello, si utilizas también tu imaginación y creatividad a la hora de escribir las cosas que no quieres que se te olviden, se lo pondrás más fácil a tu memoria.

Cuanto más sorprendente, novedoso o llamativo sea, más capacidad de recuerdo tendremos. Te pongo un ejemplo: ¿es lo mismo recordar las batallas de Napoleón Bonaparte o imaginártelo en bañador de dibujos de croiassants conquistando Europa con su equipo de becarios franceses?

Puedes echarle imaginación y trabajar tu memoria con interesantes y divertidos ejercicios como este!!

La memoria puede alcanzar límites que desconocemos. Es un tesoro que tenemos y que, mejor nunca dicho, muchas veces olvidamos que tenemos!! Trabajarla está en nosotros. Tan solo tenemos que ser capaces de repetir lo que es nuevo, de asociarlo a conceptos que ya conocemos, de vincularlo a emociones y de jugar con la novedad.

Practica y en unos meses vuelve a hacerte la pregunta de ¿tengo buena memoria?.

Fuente: El País. Pilar Jericó.